El hámster ruso: cuidado y necesidades

¿Alguna vez has escuchado hablar del hámster ruso? Este pequeño de la familia de los roedores es nativo de Siberia, Rusia y Asia Central. Conocido también como hámster de invierno, por sus medidas corporales y su agradable apariencia hace que muchas personas lo acojan como una mascota.

Algo interesante es que su periodo de reproducción está entre los meses de abril a septiembre. Aunque es importante destacar que si están en cautiverio transcurre durante todo el año.

Hámster ruso: características

¿Cuánto vive un hámster ruso? Es otro de las interrogantes que pueden surgir si piensas tener uno como mascota. Pues bien, algunos veterinarios  aseguran que pueden alcanzar hasta los 3 años.

De tamaño pequeño, mide de 7 a 11 centímetros de longitud y su peso corporal oscila entre los 35 y 50 gramos. ¡Son muy pequeñitos!

En cuanto a colores, existe gran variedad. Su tono principal es el color café, grisáceo y blanco. La gran mayoría presenta una línea dorsal negra o gris oscura. También una mancha del mismo color en la zona del hombro. Algunos cruces entre ellos han dado otro tipo de colores, con tonalidades intermedias.  

¿Qué comen los hamsters rusos?

Si quieres tener a un hámster ruso blanco de mascota debes saber es que es omnívoro. En su hábitat natural se alimenta principalmente de semillas, y en algunas ocasiones de insectos. Cuando ha sido domesticado, puede comer semillas de girasol, maíz o cebada. También puedes añadirle sorgo o cártamo.

En su dieta puedes incluir además frutas como la manzana, pera, plátano y fresa, aunque en pequeñas cantidades. Algunos se pueden acostumbrar a la mezcla de semillas para pájaros. Otros comen verduras, pero dáselas solo 2 o 3 veces a la semana.  

Hámster ruso, cuidados y consejos para tener una mascota feliz

El hámster ruso es una mascota muy delicada. Facilitarle un hábitat cómodo es uno de los tantos requisitos para evitar enfermedades.

  • Una sana alimentación es imprescindible para prevenir males como la caída total de pelo, una de las enfermedades más comunes en esta especie. Debes cuidar que la alimentación de tu hámster sea equilibrada, porque son comunes las malas digestiones.
  • Las jaulas hay que tenerlas siempre limpias, bien aseadas. Es importante para que los animalitos no contraigan alguna infección asociada a la mala higiene.
  • El agua es muy importante, ¡y nunca le debes dar directa del grifo!, porque a veces esta viene clorada y eso les hace daño. Por ello es importante tener su bebedero siempre limpio y con agua fresca.
  • Cómprale una rueda para que pueda hacer ejercicio. Así evitarás el sobrepeso y la hiperactividad.
  • Acude a  las consultas establecidas por el veterinario, él sabrá cuáles son los mejores alimentos o vitaminas para agregarle a su dieta.

Conclusiones

El hámster ruso o hamster blanco de invierno es una bonita especie dentro de los roedores. A pesar de ser muy delicados, llenan de vida tanto la naturaleza como el hogar.

Si ya tienes uno, solo te resta cuidarlo y poner en práctica lo que has leído aquí. Y si te ha gustado este artículo, no olvides comentarlo y compartirlo con otros amantes de los hamsters.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *