Gatos y alergias: soluciones y alternativas

Las condiciones de salud deben ser cuestiones importantes a tener en cuenta al momento de elegir una mascota adecuada. Para las personas alérgicas, el cuidado de mascotas en su hogar se hace una tarea complicada.

Por ejemplo los gatos son uno de esos animales que suelen causar alergia. Concretamente, las secreciones de los gatos. Pero recuerda que no hay imposibles, existen soluciones y alternativas para quienes son vulnerables a las alergias y quieren conservar o adoptar un gato.

Causas de las alergias a los gatos

A diferencia de lo que muchas personas creen, no es el pelaje en sí el que provoca la alergia a los gatos, sino más bien las secreciones que estos desprenden. La orina y la saliva que emanan de los felinos, son las mayores causantes de alergia a los gatos.

Al lamer constantemente su pelaje, los gatos se vuelven más susceptibles a la acumulación de alérgenos. Luego los van transmitiendo a todos los objetos de la casa con los que el animal interacciona. Por ello, algunas personas desarrollan alergia a los gatos incluso sin tocarlos.

Alergias y razas de gato

Si bien es cierto que los expertos aseguran que no existe relación entre la raza de los gatos y las alergias, algunos tienen menos pelaje que otro.

Sí, sé que te aseguramos que el pelaje no influye en la alergia a los gatos. Pero ten en cuenta que los gatos que tienen un pelo más esponjoso o en mayor cantidad, además de sus alérgenos propios, igualmente pueden absorber polvo y ácaros presentes en el ambiente.

Los gatos calvos, gatos sin pelo o con menos pelaje, no son garantía de que no te den alergias. Todo depende del cuidado que pongas en atender sus necesidades de higiene y acomodar tu hogar para evitarlas.  

Soluciones y alternativas para la alergia a los gatos

En caso de detectar una alergia a tu gato, lo primero es ir a un especialista que te recomiende el tratamiento médico adecuado para ti.

En cuanto a tu mascota, no necesitas deshacerte de ella. Existen numerosas alternativas antes de tomar tan drástica decisión. Recuerda siempre que ‘él nunca lo haría’.

En primer lugar lo más importante es la higiene. Siempre lava tus manos tras acariciar o jugar con tu gato. Limpia regularmente la casa, con el objetivo de que no se acumulen bacterias y alérgenos que puedan afectarte. Igualmente debes mantener a tu gato limpio, aunque esa tarea ellos la saben hacer muy bien.

Intenta eliminar las alfombras y adornos innecesarios. Estos son receptores de alérgenos y bacterias que tu gato puede adquirir. El polvo es el peor enemigo para las personas alérgicas.

De forma preventiva, existen algunos productos que se les aplican a los gatos en forma de spray que contribuye a disminuir las secreciones de los mismos.

Conclusión

Los gatos son mascotas sumamente higiénicas, pero para las personas alérgicas eso no es suficiente. Si este es tu caso, esperamos que las soluciones y alternativas que te presentamos funcionen y puedas tener una convivencia feliz con tu mascota.

¿Tienes un gatito? Entonces te invitamos a que conozcas nuestra sección de productos para gatos en nuestra tienda online.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *